Rasson 7.2

Written by

rasson1Los dos pavos viven en Rasson. Es como su segundo hogar. Saben qué mozo es el que les cae bien y cual el que
rasson los altera. Vamos casi que desde su apertura. La razón es sencilla. Amamos su hígado de pollo. Lo amamos. Pedimos dos porciones y dos cuartos de pollo. Tenemos mesa, nuestra mesa. Más alla del hígado, Rasson nos fascina porque es un concepto. Tiene su espíritu. No siempre funciona todo, pero hace lo que hace. Las cosas conversan, no es un lugar de parrilladas. Y la realidad es que nos encanta. Ahora bien, los dos pavos seremos pavos pero no regalones y así como la absoluta antipatía de nuestro mozo “favorito” no ha sabido corrernos de Rasson, nuestra absoluta comodidad con el local no nos hará favorecerlo. En ese sentido, sugerimos ir a Rasson con alegría en el corazón, con hambre, con ganas de comer el mejor hígado de pollo del planeta tierra (aunque quizás peca de irregular y 1 de cada 5 días no está TAN perfecto) y ganas de imaginar un mundo del pollo alejado de los restaurantes de parrilla.

Pollo 4/5

Si la calificación del pollo se pudiera separar sabor de cocción, Rasson tendría 5 en cocción…y quizás 3 en sabor. De ahí es que sale nuestro cuatro. Para una foto el Pollo de razón es el campeón, pero falta algo en cómo se adereza, en su preparación -en algo- que no termina de cerrarlo como un pollo ganador.

Papas 3/5

Las papas de Rasson son las de acordeón. Nunca están mal. Siempre están fritas como se debe. Casi que no hay forma de que salgan mal. La gente de Rasson pareciera haber decidido abiertamente no perder tiempo y cabeza concentrados en las papas y ha preferido lidiar con las papas como muchos, directo de una fábrica que las procesa y embolsa.

Aji 3/5

El ají por si solo es cumplidor. Pero la mezcla de ají de pollo más ají al agua más mayonesa que nos dedicamos a hacer los pavos mientras esperamos nuestro hígado de pollo es increíble. Es más una vez que llega el pollo, quedan en nuestro pote de ají hasta los pedacitos del hígado que comimos de entrada que le dan un saborcito único alucinante. Por eso, hemos calificado el ají con 3 pero no hemos querido dejar de notar que, si fuera por nuestra mezcla, el ají de Rasson sería 6.

Ambiente 4/5

Rasson es una apuesta por algo que pocos conceptos centrados en el pollo han querido hacer y hacen. Contar una historia, desarrollar un lenguaje, tener elementos todos propios, peruanos, que juegan entre sí que apuestan por ser algo más que un restaurante tejano de carnes que de verdad sirve pollo a la brasa y que casi no sirve carne. Por eso morimos por Rasson.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *